Homeopatía

La Homeopatía: la terapéutica más profunda

No debe confundirse a los homeópatas unicistas con los pseudo-homeópatas (complejistas o pluraristas) Éstos utilizan, en general, el método de diagnóstico por el iris y prescriben una cantidad interminable de frasquitos con mezclas de remedios.

El pluralismo y el complejismo son distorsiones de la homeo­patía, sin fundamento científico -como la alopatía- trata los síntomas y no al enfermo, provocando supresiones (introyección de la enfer­medad) con la consiguiente agravación del paciente.

Homeópata no es solamente quien emplea remedios homeopá­ticos, sino quien tenga una visión integral y unitaria del enfermo, dirigiendo sus remedios a la persona enferma y no a la enfermedad, para poner en vigencia la ley de curación que regirá en todos los casos la conducta terapéutica.

Para ser homeópata se requiere de una larga formación y expe­riencia. La misma práctica se hace muchas veces difícil y demanda un verdadero esfuerzo del profesional. Esto hace que muchos médi­cos egresados de los cursos de homeopatía caigan finalmente en el eclecticismo de mezclar la homeopatía con la alopatía, o lo que es peor, practicar el pluralismo o complejismo.

 

EXTRAÍDO DEL LIBRO “MEDICINA QUE CURA” DE LOS DRES. GRACIELA VARELA Y LUIS DETINIS. Todos los derechos reservados.

Estándar
Homeopatía

Homeopatía en el Embarazo

 

Durante el embarazo, la homeopatía contribuye a tratar complicaciones sin riesgos de toxicidad materna ni fetal.

El embarazo es un estado fisiológico, pero muchas veces transcurre con diversas situaciones patológicas que entorpecen su evolución natural y producen un malestar en la madre que impide la vivencia plena de esta etapa tan importante en la vida de una mujer. Al alterarse ese estado fisiológico, se hace necesaria la intervención del médico para intentar restablecer el equilibrio y prevenir o actuar sobre las complicaciones que puedan surgir.

Los trastornos que se presentan en el embarazo pueden dividirse en dos grandes grupos: los que se originan a partir del embarazo mismo o aquellos que ya existían previamente y que pueden agravarse y, muchas veces, no pueden ser medicados con fármacos potencialmente peligrosos para el bebé.

Como el embarazo produce ciertos cambios en casi todo el organismo femenino, algunas mujeres experimentan a menudo exacerbaciones de problemas de salud previos o bien varios síntomas nuevos. Algunos de los síntomas comunes son: náuseas, meteorismo, infecciones vaginales y urinarias, herpes, insomnio, anemia, dolor de espalda, tensión mamaria, constipación, hemorroides, varicosidades, erupciones de la piel y edema (hinchazón) de miembros inferiores. Algunos de esos síntomas y condiciones suelen ser leves y tolerables. Sin embargo, algunas veces adquieren una dimensión mayor y requieren tratamiento médico. Muchas drogas alopáticas deben ser administradas en el embarazo con suma precaución e inclusive algunas están proscritas. Es ideal contar con una terapéutica que actúe de forma segura, suave y duradera como es la homeopatía.

Para el trabajo de parto también contamos con medicamentos que contribuyen a reducir las molestias y a tratar algunas complicaciones que pudieran presentarse. Igualmente, el puerperio se ve favorecido por la administración de medicación homeopática cuando la madre o el niño lo requieren.

 

EXTRAÍDO DEL LIBRO “MEDICINA QUE CURA” DE LOS DRES. GRACIELA VARELA Y LUIS DETINIS. Todos los derechos reservados.

 

Estándar
Homeopatía

Tratamiento homeopático en niños

La terapéutica homeopática Unicista presta grandes servicios en el tratamiento de niños de cualquier edad. La respuesta al remedio homeopático puede calificarse de espectacular la mayoría de las veces. Esto es debido al gran caudal de Energía Vital que poseen en edades tempranas de la vida. Un adulto necesita (según su estado de salud y cronicidad de su afección) al menos dos años de tratamiento, mientras que un niño en pocos meses podrá ser dado de alta. Además de ser eficaz, la medicación homeopática es segura y no presenta ningún efecto colateral indeseable.

La mayoría de las veces, tratar niños es la puerta de entrada al tratamiento de sus hermanos y padres. En este sentido, el homeópata se transforma en un verdadero médico de familia.

Los niños y los animales brindan un categórico testimonio de la acción del medicamento homeopático porque no existe en ellos el efecto placebo.

A continuación citamos algunas de las afecciones más frecuentes en la consulta homeopática con excelentes resultados terapéuticos:

  • Al aumentar las defensas le confiere al organismo una mayor resistencia y disposición preventiva de enfermedades.
  • En los cuadros agudos acorta la evolución de enfermedades como gripe, resfrío, diarrea, indigestión, hepatitis, etc. Frecuentemente puede suplir a los fármacos alopáticos en caso de infecciones bacterianas, virales o micóticas, mejora además las condiciones del sistema inmunológico y por lo tanto, resulta más eficaz en el combate y destrucción del agente invasor. Previene las complicaciones de enferme- dades eruptivas.
  • En enfermedades crónicas se observan buenos resultados en asma, alergias, trastornos gastrointestinales, problemas de la piel, sinusitis, catarros a repetición, trastornos digestivos, dolores de cabeza, etc
  • Problemas de indicación quirúrgica en la medicina oficial: En un importante porcentaje de casos, evita la necesidad de procedimientos quirúrgicos no urgentes como la adenoidectomía, amigdalectomía, quistes, etc.; siempre con el correspondiente seguimiento clínico e imagenológico.
  • Trastornos psíquicos. La Homeopatía es de gran ayuda en las enfermedades psíquicas. Son de mejor pronóstico las no psicóticas y las afecciones muy recientes en general. Los parágrafos 210-230, y 177-178 del Organón del arte de curar hablan de la supremacía de la homeopatía en el tratamiento de las afecciones psíquicas.
  • Trastornos del desarrollo y trastornos conductuales: La homeopatía mejora notoriamente los trastornos del desarrollo como los TEA y el síndrome de dificultad de atención e hiperquinesia, etc

 

Del libro “MEDICINA QUE CURA” de los Dres. Graciela Estela Varela y Luis Detinis: . © Todos los derechos de autor reservados. ISBN 978-987-42-5218-0

 

Estándar
Homeopatía

Ley de Curación

Ley  insinuada  por  Samuel  Hahnemann  y  desarrollada  por Constantino Hering (1800-1880).

Esta ley consta de cuatro postulados:

  1. Las enfermedades o episodios padecidos a lo largo de la vida desaparecen en el orden inverso al de su aparición. Si, por ejemplo, primero presenta eczema, luego asma y por último úlcera de estómago; al recibir su remedio homeopático constitucional, curará la úlcera, luego el asma y por último el eczema.
  2. Las enfermedades se curan de arriba hacia abajo. Una artritis reumatoidea que afecta a un hombro, cadera y tobillo; curará primero el hombro, luego la cadera y por último el tobillo.
  3. Las enfermedades curan de adentro hacia afuera. Un enfermo que presenta bronquitis crónica y eczema, cura primero la bronquitis y luego el eczema.
  4. Los síntomas de una misma enfermedad desaparecen en el mismo orden. Un eczema que comienza del lado derecho del cuerpo y que luego se extiende al lado izquierdo. Se curará primero el lado derecho del cuerpo y luego el lado izquierdo.

Podríamos agregar un quinto postulado de la Ley de Curación al que nuestro querido y siempre recordado Maestro Paschero aludía, aunque él no lo mencionaba como postulado. Paschero repetía en sus clases magistrales: “Debemos observar como clave de que el enfermo se está curando una actitud de cambio, que va desde una posición egoísta y captativa hacia una posición altruista y dativa”.

Del libro “MEDICINA QUE CURA” de los Dres. Graciela Estela Varela y Luis Detinis: . © Todos los derechos de autor reservados. ISBN 978-987-42-5218-0

Estándar
Homeopatía

Homeopatía y Alopatía

La Homeopatía (del griego homoios: semejante y pathos: enfermedad) es un sistema terapéutico que trata enfermos y no enfermedades.
Se basa en leyes naturales: Ley de Similitud y Ley de Curación. La experimentación de los medicamentos se hace sobre el hombre sano (patogenesia). Utiliza medicamentos altamente diluidos (dosis infinitesimales), de tal forma que sólo actúan a nivel energético sobre la Fuerza Vital poniendo en marcha los propios mecanismos de curación del enfermo. En todos los casos se prescribe un solo medicamento (unicismo). Es una medicina natural, sin efectos secundarios, que actúa sobre la totalidad de los síntomas psicológicos y físicos.
La Alopatía, del griego allos (otros) y pathos (enfermedad) es un método terapéutico que emplea medicamentos opuestos a los síntomas observados. Ejemplos: antipiréticos para la fiebre, analgésicos para el dolor, laxantes para la constipación, etc.

Del libro “MEDICINA QUE CURA” de los Dres. Graciela Estela Varela y Luis Detinis: . © Todos los derechos de autor reservados. ISBN 978-987-42-5218-0

Estándar
Homeopatía

HOMEOPATÍA y EMBARAZO

Durante el embarazo, la homeopatía contribuye a tratar complicaciones sin riesgos de toxicidad materna ni fetal.

El embarazo es un estado fisiológico, pero muchas veces transcurre con diversas situaciones patológicas que entorpecen su evolución natural y producen un malestar en la madre que impide la vivencia plena de esta etapa tan importante en la vida de una mujer. Al alterarse ese estado fisiológico, se hace necesaria la intervención del médico para intentar restablecer el equilibrio y prevenir o actuar sobre las complicaciones que puedan surgir.

Los trastornos que se presentan en el embarazo pueden dividirse en dos grandes grupos: los que se originan a partir del embarazo mismo o aquellos que ya existían previamente y que pueden agravarse y, muchas veces, no pueden ser medicados con fármacos potencialmente peligrosos para el bebé.

Como el embarazo produce ciertos cambios en casi todo el organismo femenino, algunas mujeres experimentan a menudo exacerbaciones de problemas de salud previos o bien varios síntomas nuevos. Algunos de los síntomas comunes son: náuseas, meteorismo, infecciones vaginales y urinarias, herpes, insomnio, anemia, dolor de espalda, tensión mamaria, constipación, hemorroides, varicosidades, erupciones de la piel y edema (hinchazón) de miembros inferiores. Algunos de esos síntomas y condiciones suelen ser leves y tolerables. Sin embargo, algunas veces adquieren una dimensión mayor y requieren tratamiento médico. Muchas drogas alopáticas deben ser administradas en el embarazo con suma precaución e inclusive algunas están proscritas. Es ideal contar con una terapéutica que actúe de forma segura, suave y duradera como es la homeopatía.

Para el trabajo de parto también contamos con medicamentos que contribuyen a reducir las molestias y a tratar algunas complicaciones que pudieran presentarse. Igualmente, el puerperio se ve favorecido por la administración de medicación homeopática cuando la madre o el niño lo requieren.

Además del tratamiento homeopático, brindamos a continuación algunas sugerencias para aliviar síntomas de aparición frecuente durante el embarazo.

Del libro en preparación de los Dres. Graciela Estela Varela y Luis Detinis: “MEDICINA QUE CURA”. © Todos los derechos de autor reservados.

Estándar