Alimentación, Naturismo

¿El intestino es el segundo cerebro?… ¿Qué es el Microbioma intestinal?

Los científicos han hecho grandes avances a través de recientes investigaciones, que demuestran que existe un sistema nervioso intestinal, con funciones similares al cerebro. Hay 100 millones de neuronas en nuestro intestino. Las bacterias de nuestro intestino que forman el MICROBIOMA producen decenas de neurotrasmisores como la dopamina o la serotonina (esta se produce en un 90 por ciento en el intestino y 10 por ciento en el cerebro y tiene funciones fundamentales: regula los ciclos del sueño, genera bienestar y seguridad, regula el estrés y el apetito, entre otras propiedades).

El 90 por ciento de nuestro organismo está constituido por bacterias, virus, hongos y otros microorganismos y sólo el 10 por ciento por nuestras células. “Somos más microbios que humanos”.

Hay 50 trillones de microbios en nuestro cuerpo y más de 10 mil especies.

Existe la creencia que los microbios son perjudiciales para nuestra salud. Pero debemos tomar consciencia, de que la mayoría de nuestras bacterias viven en simbiosis y en perfecto equilibrio con nosotros. Las alimentamos con los nutrientes de nuestra comida y ellas nos protegen de las bacterias patógenas, de virus y hongos. Es por esta razón que juega un papel fundamental en nuestro sistema inmunológico y en el origen del 90 por ciento de las enfermedades, como lo vienen sosteniendo los principales referentes del naturismo, desde Hipócrates, pasando por autores más recientes como Gerson, Kousmine, Wigmore, Seignalet, Moritz y confirmado por estudios científicos a nivel biomolecular en los últimos años. La frase que repiten es “La enfermedad comienza en el intestino”.

La experiencia de nuestra práctica homeopática nos confirma lo que vienen repitiendo los investigadores actuales, acerca de que, las emociones se originan en el intestino. En el interrogatorio homeopático al paciente, preguntamos donde siente la cólera o el miedo o la ansiedad y con gran frecuencia se señalan el vientre.

Hasta hace 100 años consumíamos alimentos frescos y fermentados (probióticos). Hoy en día, a causa del consumo de alimentos procesados y al abusivo e indiscriminado uso de los antibióticos, existe una alarmante resistencia y por lo tanto proliferación de la flora patógena; y destrucción o reducción del Microbioma.

Es importante considerar, que padecen de la misma situación quienes, aun recurriendo a medicinas alternativas para evitar el uso de antibióticos, no advierten, que alimentándose con huevos, lácteos, carnes de origen no orgánico; y que por lo tanto contienen antibióticos, están afectando a lo largo de los años al Microbioma, con los consecuentes desequilibrios y aparición de enfermedades crónicas.

Estudios estadísticos modernos dan cuenta de la estrecha relación que existe entre los niños nacidos por cesárea o que no fueron amamantados y la incidencia de TEA (Trastornos del Espectro Autista) y Enfermedad Celíaca.

 

Del libro en preparación de los Dres. Graciela Estela Varela y Luis Detinis: “Manual de Naturismo y Alimentación Saludable”. : © Todos los derechos de autor reservados.

Estándar