Alimentación, Naturismo

¿Por qué lácteos no?

Al decir del Dr. Jorge Díaz Walker, conocido pediatra argentino, el mejor alimento para el bebé es la leche materna y uno de los peores alimentos para el consumo humano es la leche vacuna.

El hombre es el único animal que continua bebiendo leche luego del destete. La leche vacuna tiene una composición física y química adaptada al ternero y no al ser humano. Cada vez son más numerosos los estudios de investigadores independientes, que muestran lo perjudicial de su ingesta. Debido a que naturalmente la lactasa (enzima que actúa sobre el azúcar de la leche) desaparece en el adulto, se producen gases y diarreas. El suero de la leche tiene proteínas extrañas al hombre, lo que causa a menudo cuadros alérgicos y abundante formación de mocos. Al pasteurizar la leche se destruyen las enzimas y se alteran las proteínas. La leche es alcalina cuando llega al estómago, pero en el torrente sanguíneo produce acidosis con la consecuente descalcificación. A nuestros pacientes que consultan por osteoporosis les recomendamos la supresión de todo tipo de lácteos.

Luego de recuperarse de la sorpresa de escuchar esa indicación, contrario a lo que los médicos tradicionales aconsejan, les explicamos pacientemente el mecanismo por el cual se produce la descalcificación. Descalcificación que es debida a la acidificación producida por la ingesta de lácteos y que merced al sistema buffer que regula el mecanismo ácido base de la sangre, extrae del hueso el calcio necesario para alcalinizar el medio para mantener la homeostasis. El Dr. Jhon Dougall, médico nutricionista del hospital Santa Elena (California, EEUU) escribió: “La mujer africana bantú, no consume lácteos, el calcio lo obtienen de vegetales que proporciona 250 a 400 mg de calcio que es la mitad consumida por las mujeres occidentales. Las mujeres bantú comúnmente tienen 10 bebés durante su vida y les alimentan con sus pechos a cada uno de ellos durante unos 10 meses. Pero incluso con esta fuga de calcio enorme y con su relativamente bajo contenido, la osteoporosis es relativamente desconocida entre estas mujeres”.

El Proyecto Cornell Oxford-China de Nutrición, Salud y Medio Ambiente que se inició en 1983 que investigó a 6.500 habitantes de 65 provincias de puntos geográficos distintos de la China rural demostró que la leche animal desmineralizaba. Se comprobó que las mujeres que no tomaban leche de vaca y su único alimento eran el arroz, los vegetales, la soja y sus derivados no padecían osteoporosis.

En 1994 el American Journal of Clinical Nutrition, presentó un informe donde se demuestra que cuando se eliminan las proteínas animales y los lácteos de la dieta, las pérdidas de calcio se reducen a la mitad.
La caseína , proteína de la leche, genera dispepsia putrefactiva y permeabilidad intestinal. La caseína actúa como pegamento (antiguamente se la utilizaba como cola de carpintero ) cubriendo la mucosa intestinal impidiendo la absorción de nutrientes.
La caseína causa producción de mocos, catarros, erupciones en piel, diarreas y dolores abdominales, asma, micro hemorragias intestinales con la consecuente anemia.

La caseína de la leche interviene en la producción de enfermedades crónicas: artritis, diabetes, nefrosis, arteriosclerosis, cáncer, quistes de ovario, leucemia, infertilidad, etc.

Desde que la leche ha sido introducida en Japón la edad de aparición de las menstruaciones en las chicas pasó de 15,2 en promedio a 12,2 años. La tasa de enfermedades cardio vasculares aumentó 35 por ciento, el cáncer de pecho 77 por ciento y el cáncer de pulmón 300 por ciento.

 

Del libro en preparación de los Dres. Graciela Estela Varela y Luis Detinis: “Manual de Naturismo y Alimentación Saludable”. : © Todos los derechos de autor reservados.

Estándar