Alimentación

¿El vino, es bueno o malo para la salud?

Uno de los autores de este libro bebe entre una y dos pequeñas copas de vino tinto por día. Eso sí, orgánico y sin sulfitos. Se trata de un vino vegano, sin agregados de clara de huevo, ni sangre desecada, ni gelatina de huesos. En Argentina no aparecen estos ingredientes en las etiquetas de los vinos. En algunos países como Inglaterra y Estados Unidos cuando los vinos están desprovistos de elementos de origen animal, veganos, sí aparece en las etiquetas la leyenda que los identifica

Beneficios de la ingesta moderada de vino tinto:

  1. Reduce la obesidad.
  2. Ayuda en la prevención de caries y gingivitis
  3. Más de 50 estudios demuestran que beber vino moderadamente reduce el riesgo de padecer demencia y arteriosclerosis
  4. Por su alto contenido en polifenoles, tanino y resveratrol de gran poder antioxidante, retarda el envejecimiento al neutralizar los radicales libres. Disminuye el riesgo de cáncer de mama y de pulmón
  5. Está demostrado que una copa diaria en la mujer y dos copas en el hombre incrementan el HDL (colesterol bueno)
  6. Previene infartos y complicaciones cardiovasculares. El Dr. Favaloro en sus programas de radio recomendaba beber vino moderadamente para la prevención y rehabilitación de enfermos cardíacos.
  7. Según trabajos científicos beber siete vasos de vino a la semana disminuye a más de la mitad el riesgo de padecer cáncer de próstata.

 

Perjuicios por el consumo de vino tinto más allá de las cantidades recomendadas:

  1. Hepatitis alcohólica
  2. Afectación cardíaca y muscular
  3. Cirrosis alcohólica
  4. Cáncer de hígado y de colon
  5. Beber más de las cantidades recomendadas genera el riesgo de caer en adicción al alcohol con graves consecuencias para la salud. El alcoholismo es uno de los mayores flagelos a nivel mundial.

Conclusiones sobre el consumo de vino tinto:

  1. Las mismas consideraciones que hicimos con el café: “No lo recomendamos como un alimento imprescindible para integrar una alimentación completa y saludable. Con los alimentos de la dieta que indicamos, más los súper alimentos cubrimos todos los beneficios que brinda el vino y evitamos los riesgos de los perjuicios citados”. En el caso del vino, muchas de las propiedades benéficas para el organismo pueden obtenerse de la harina de vino, producto de la vinificación (residuos sólidos) sin los efectos secundarios del vino. La harina de vino aporta una alta concentración de polifenoles, flavonoides que protegen del cáncer, retardan el envejecimiento y previenen de enfermedades cardíacas.
  2. Como vemos además de la calidad del alimento es importante considerar la cantidad. En este sentido hasta el agua si se bebe en grandes cantidades puede ser perjudicial para el organismo. La Dra. Sherry Rogers autora del libro de gran difusión a nivel internacional “Cansancio o Intoxicación”, alerta sobre la ingesta excesiva de agua, muchas veces recomendadas en dietas para adelgazar. La sobre hidratación resultante fuerza el trabajo renal, diluye los nutrientes y electrolitos de la sangre. Un ejemplo es la disminución de sodio alterando el equilibrio del medio interno.
  3. Lo ideal es no beber alcohol. Pesará más el platillo de los perjuicios que el de los beneficios, especialmente por el riesgo de caer en la adicción

 

Del libro en preparación de los Dres. Graciela Estela Varela y Luis Detinis: “Manual de Naturismo y Alimentación Saludable”. : © Todos los derechos de autor reservados.

Estándar