Homeopatía

Candidiasis crónica

¿Qué es la candidiasis crónica?

Se trata de un cuadro que presenta decenas de síntomas que habitualmente son atribuidos a diferentes enfermedades, siendo por lo tanto de difícil diagnóstico. Para la medicina tradicional la candidiasis se reduce a un cuadro local: candidiasis vaginal u oral o dermatológica. No se tiene en cuenta que la candidiasis es producto de un desequilibrio que comienza en el intestino cuando la levadura benéfica de la cándida albicans (que tiene entre otras funciones la de quelar metales pesados) se transforma en un hongo que produce 79 sustancias tóxicas y síndrome del intestino permeable.

 

Síntomas:

Son tan numerosos como variados y diferentes según cada individuo. Van desde la fatiga, cansancio, insomnio y depresión hasta síntomas locales como cefaleas y alergias en piel. Deseo marcado por dulces y/o harinas.

Otros síntomas frecuentes son mocos retro nasales y bronquiales. Vaginitis, cistitis y prostatitis por cándidas.

 

Causas de candidiasis crónica:

  1. Uso de antibióticos (destruye la flora benéfica rompiendo el equilibrio de las bacterias intestinales)
  2. Uso de corticoides
  3. Uso de anticonceptivos y de reemplazo hormonal
  4. Estrés
  5. Tabaco
  6. Carne
  7. Azúcar refinado
  8. Alimentación con carencia de nutrientes
  9. Ingesta de agua clorada de red
  10. Alimentos procesados y alimentos que contienen conservantes
  11. Café. Te negro. Lácteos

 

Tratamiento:

  1. Homeopático con el remedio constitucional
  2. Arcilla:
    1. Preparación: Una cucharadita, no metálica, al ras (tamaño café) de arcilla en polvo en un vaso de agua, media hora de beber. Mezclar bien
    2. Ingesta: Alejado de comidas: media hora antes del desayuno o al menos una hora antes de almuerzo o cena, siempre con el estómago vacío. No volver a mezclar antes de la ingesta, dejar el poso en el fondo del vaso. Beber durante tres semanas.

Si no se consigue Arcilla se podrá usar en su lugar Zeolita: 10 gotas dos veces al día (si es líquida) en medio vaso de agua o una medida (si es en polvo: Zemagma) dos veces por día en medio vaso de agua. En ambos casos se podrán incorporar en un licuado o en una infusión depurativa.

  1. Alimentación saludable (80 % al menos de comida viva)
  2. Depuración del organismo (limpieza renal, hepática, colónica)
  3. Peróxido de hidrógeno (agua oxigenada en grado alimentario: 20 gotas en un vaso de agua)
  4. Probióticos (Kéfir de agua o chucrut o miso, etc.)
  5. Cebolla.

NOTA: Cuanto más completo se haga el tratamiento los resultados serán más rápidos y definitivos. La duración del tratamiento dependerá del grado de infección, del cuadro clínico y de cada caso en particular. Lo mínimo aconsejable será de dos meses.

 

Preguntas extraídas del libro en preparación de los Dres. Graciela Estela Varela y Luis Detinis: “Manual de Naturismo y Alimentación Saludable”. : © Todos los derechos de autor reservados.

Estándar