Homeopatía

Ciencia y Arte de la Homeopatía

Autor: Luis Detinis

La homeopatía es ciencia y arte. Si tenemos en cuenta que ambas son indisolubles en la consideración de los temas: Totalidad Sintomática e Imagen, sortearemos muchas dificultades y evitaremos antinomias.

Totalidad Sintomática e Imagen,  los temas más importantes de la clínica, son conocidos, pero no lo suficientemente comprendidos. Una buena anamnesis (Toma del caso) constituye según Hahnemann un 50% de la cura.
Veamos que dicen los clásicos sobre el tema:
Hahnemann fue el primero en hablar de arte en homeopatía. La 1ª edición del Organón la denominó: Organon de la Medicina Racional, pero posteriormente, cambió su título por Organón del Arte de Curar. También fue el primero en hablar de imagen, en el Par. 7 dice que se debe basar la prescripcion sobre la totalidad, IMAGEN reflejada al exterior de la enfermedad interior a invisible.

Stuart Close escribía: “La totalidad no es un mero amontonamiento de síntomas en forma fortuita. Son todos los síntomas capaces de combinarse en forma lógica, en un todo armónico y consistente, que tenga forma, coherencia a individualidad”

Paschero sostenía:Solo es característica una totalidad bien integrada, es decir comprendida por el médico. Lo más importante y más difícil en homeopatía es la “toma del caso”. Ningun recurso técnico o computador electrónico es capaz de suplir el instrumento semiológico de la mente del médico, desarrollado gracias a su propia experiencia emocional interna para detectar el síntoma característico determinativo del cuadro. El homeópata debe cultivar ese sentido clinico de síntesis que lo capacita para comprender lo que debe curar en cada enfermo”.

La totalidad de los síntomas no es más que una fotografía del cuadro total, mientras que la Totalidad Característica es la obra de arte del homeópata artista que ha captado la esencia.

La totalidad característica se construye con los síntomas característicos. Estos deben reunir determinadas condiciones para ser considerados como tales:
1º Ser raros, extraños y peculiares
2º Ser intensos, marcados, sobresalientes.
3º Generar sufrimiento o esclavizar al enfermo. Ejs. Meticuloso, Responsabilidad, gran sentido de la, Fastidioso, Celos.
4º Condicionar conductas. Ejs. Una azafata que elige su profesión por un fuerte deseo de viajar o una bailarina por el deseo de danza. Un gourmet que elige ser cocinero. Un jugador que va al casino. Un religioso que reza y va todos los días a la iglesia. Una mujer coqueta que pasa dos horas, todos los días frente a su tocador, para su arreglo personal, etc.
5º Estar modalizados.
6º Ser históricos( continuos o periódicos, ejemplo: se podrá tomar fiebre sin sed como síntoma crónico, si aparece con cada cuadro febril).
7º Estar integrados y ser referidos a la totalidad (crear un cuadro y no sumar mecánicamente los síntomas).
8º Ser universales ( el compasivo debe compadecerse ante diversas situaciones, el afectivo, ser afectuoso con todos, etc)

Se han ideado diversos métodos de abordaje en la toma del caso, algunos de ellos útiles en casos complicados o que no responden al método clásico. Lo peligroso es abandonar el método clásico, utilizando otros que no han mostrado en la práctica, hasta el momento, ser aplicables sistemáticamente. Como ejemplos de estos métodos tenemos el miasmático y el de la “búsqueda forzada de remedios chicos”.
Algunos autores modernos subestiman, o desacreditan el método clásico, argumentando que medicar por imagen es medicar de “ojito” o “por palpito”, o por lo que “me parece”, o por un estereotipo. Alegan que el método clásico carece de valor porque la imagen es intrasferible.
A decir verdad, la imagen es intransferible, porque no todos los homeópatas ven la misma imagen, pero esto no es obstáculo para la determinación del simillimum, ya que la imagen, aunque tiene la misma esencia, presenta múltiples facetas que concurren al mismo medicamento, por lo tanto no se trata de un estereotipo.
No negamos que trabajar con la imagen requiere de experiencia, intuición y arte. Pero no debemos, por ello, desalentar a los jóvenes homeópatas. Estos deben capacitarse y desarrollar la intuición, que en mayor o en menor grado todos poseemos.

¿Qué es la imagen? Es una forma superior de un conocimiento. Es una gestalt, una sintesis. Para Jung el símbolo es un nombre de la imagen. La repertorización, esqueleto de la síntesis, ha sido denominada de distintos maneras por los grandes maestros de la Homeopatía: Totalidad Característica: Hahnemann; Taburete de tres patas: Hering; Sindrome mínimo de valor máximo: Jhon Weir.

En el método miasmático se trabaja con una totalidad parcial según el miasma activo o predominante.

En la clasificación miasmática de los síntomas, todos los autores se contradicen. Por ejemplo Kent dice que Rhus Tox. no es ningun remedio antisicosico, mientras que J.H.Allen sostiene que Rhus Tox. es uno de los principales remedios antisicosicos. Kent como ejemplo de remedio antisicosico cita a Calcarea Carbonica, mientras que Proceso sánchez Ortega lo define como paradigma de antipsórico.
David Flores Toledo dice que Allen no da el sí porqué y el no porqué de la clasificación miasmática de los síntomas, lo mismo dice de Kent señalando que no da los parámetros de la clasificacion. Ghatak, se pierde y se confunde al clasificar y finalmente dice de Roberts, que es coincidente en muchos puntos con lo enseñado en homeopatía de México, aunque a veces es diametralmente opuesto.
Coincidimos con David Flores Toledo, ya que no hay acuerdo en la clasificación. Tampoco se subsana el problema diciendo que todos los síntomas son trimiasmáticos.

Quienes sustentan el método de búsqueda forzada de remedios chicos, argumentan que todos los remedios estan en un pie de igualdad, que no existen remedios chicos ni grandes.

Nada mejor que volver a los clásicos para aclarar el tema:
Kent en Escritos Menores escribe: “Puede ver como cuando alguien se desvía detrás de medicamentos que tienen unos pocos síntomas experimentados y registrados y descuida aquellos de los cuales se tiene un conocimiento exacto a traves de nuestros propios registros y experimentaciones, éste se vuelve más y más insatisfecho con su trabajo diario y necesariamente recurre a métodos dudosos y finalmente a mescolanzas; por eso, ruegue que nuestros jóvenes tomen el caso con cuidado, que registren sus progresos conscienzudamente y en su debido tiempo serán lo que todos se esfuerzan por ser : maestros prescriptores”.

Dunham opina sobre los remedios chicos: “Se da el nombre de policresto, a una cantidad de remedios, los empleados con más frecuencia en la práctica médica con un granca campo de aplicación Sin embargo sería un error suponer que un policresto de prescripción diaria sea más útil en un caso determinado que una droga que prescribimos quizás, una sola vez al año en el caso que lo reclame. Nunca debe olvidarse que cada caso requiere justamente un remedio, el que sea más homeopático, aun si ese remedio es raro y de uso poco frecuente, y que ningun otro remedio por mas popular que sea y por constantemente que se lo emplee, podra ser tan bueno o reemplazar al remedio homeopático indicado” …. “debemos conocer bien nuestros policrestos. Tiene sin embargo suma importancia que al dedicarnos a su estudio no descuidemos ninguno de los otros remedios de nuestra materia médica”

Nuevamente Kent sostiene que: “Así como la Homeopatía abarca tanto a la ciencia como al arte, el estudio del repertorio debe consistir en ciencia y en arte. El método científico, es un método mecánico, que toma todos los síntomas y traslada todos los medicamentos asociados con las graduaciones, haciendo al final un sumario con los grados marcados. Hay un método artístico que omite lo mecánico y es mejor, pero no todos están preparados para usarlo. El método artístico demanda que el discernimiento examine todos los síntomas, después que el caso haya sido cuidadosamente tomado. El médico artista ve mucho en la experiencia, lo cual no puede ser retenido en el repertorio, donde todo debe ser sacrificado por el sistema alfabético. El médico artista, debe estudiar materia médica, mucho y muy seriamente, para capacitarse y fijar en su mente imágenes de enfermos, las cuales cuando sean necesarias, encajarán con la personalidad enferma del ser humano. Estas son muy numerosas y muy variadas como para ser nombradas o clasificadas. Yo sé, que a menudo el médico intuitivo, al tratar de explicar las curas maravillosas, dice: no puedo decir bien como llegué a dar ese remedio, pero ese le correspondía. Hemos escuchado, visto y sentido esto, pero quién puede explicarlo, es algo que no corresponde al neófito, sino que se desarrolla gradualmente en el médico artista experimentado. Es sólo el desarrollo del arte en la mente artística, lo cual se observa en todos los artistas. Esto corresponde al arte de curar, pero si se lleva muy lejos, puede llegar a ser un error fatal y debe ser corregido por el trabajo repertorial, aun del modo más mecánico. Cuanto más evita cada uno la tendencia a descuidar la prescripción, el método, la sabiduría, se transforma en efecto artístico y en trabajo de materia médica. Las dos modalidades de prescribir van mano a mano y deben mantenerse en un alto grado de equilibrio, sinó aparecerán métodos y hábitos livianos sobre cualquier buen trabajador.

Estándar